02 abril 2010

Redefiniendo objetivos ¿para qué sirve la filología clásica?

Mientras ayudaba a montar un stand - montando estanterías, colocando muñecos, libros y cachivaches con vistas a llamar la atención del cliente incauto - mi jefa y yo íbamos charlando de varias cosas. Era la primera vez que trabajaba con ellos, así que no nos conocíamos; la conversación típica, qué haces por aquí, adivinanzas con la edad de cada cuál...qué estudias: Filología clásica, respondo (o bien "latín/griego" si el término "filología" produce un error de sistema en mi interlocutor) a lo que sigue una coletilla por desgracia ya paradigmática, "¿y eso para qué sirve?".

Merece mucho la pena, creo yo, detenerse a pensar: primero, en la razón de la pregunta, y segundo, qué respuesta podemos dar que sea fiel a la verdad y al mismo tiempo satisfaga al personal corriente y moliente.

La "utilidad"

Siguiendo con la anécdota de marras, al cabo de dos o tres lanzadas verbales más Isa (la jefa) zanjó el tema con un "ah, para ser profesor". Y si los clientes no se estuvieran apiñando como monos al plástico del expositor, habría comenzado un interesante debate. Profesor, como si eso, sin ningún modificador detrás, fuera algo; sobretodo, como si la Universidad fuera otra fábrica de trabajadores más. Pero a eso hemos llegado, lo útil, la contestación a ese para qué sirve siempre es una actividad por la que te paguen: albañil, médico, presentador, puta...y profesor. Todo lo que no reverdezca la cartera del personal con bonitos billetitos no es útil, y por lo tanto, accesorio. Volvemos al desprecio de los primeros romanos hacia la filosofía y el pensamiento profundo. Pseudo-catones modernos, de capones os cubría.

¿Es realmente inútil buscar algo más? Profundizar en la historia de un idioma, de un pueblo con sus costumbres y propia manera de desayunar ¿Es un simple pasatiempo? En absoluto, y la razón por la que la gente no es consciente de ello no es la estupidez, sino la vagancia. Usemos la lógica, a un profesor, aparte de conocimientos sobre la materia que imparte también se le suele pedir que tenga una ciertas cualidades éticas, que se amolde a cada alumno, que sea respetuoso etc, etc. ¿De dónde sale todo eso, del CAP?¿De la educación de los padres, que tantas veces metemos debajo de la alfombra cuando nos conviene? La gente, entre los que por desgracia se incluyen muchos alumnos, ve el resultado pero no se detienen a considerar el proceso, ni las responsabilidades. En una palabra, antes de nada hay que ser persona, y la formación superior, la Universidad, si realmente quiere seguir llamándose "superior", debería ser capaz de cumplir con este requisito. Veamos el caso de la filología clásica.

El papel de la filología clásica: formando personas


Si alguien se preocupó por la didáctica, por la manera de plantear los contenidos de manera lógica y ordenada, fueron los antiguos griegos y después romanos. Por supuesto, no todos lo hicieron tan bien y hay obras mejores que otras, pero el espíritu permanece. Con el propósito de crear el perfecto orador, lo que en un principio no fue más que una técnica, una acumulación de recursos de expresión, se convirtió en el núcleo de todo un sistema educativo que abarcaba todo el saber - incluidas las matemáticas, las "enemigas" de las letras hoy en día (solemne tontería por cierto).

¿Qué elementos destacaría de la educación Antigua, de lo que nos aporta la filología clásica a los que  la estudiamos? En mi opinión, son estos:
- orden: desde los cuadritos con las declinaciones hasta la sintaxis, y el análisis de la oración, los contenidos se suceden como una escalera, donde cada escalón no puede entenderse plenamente sin el anterior. Desde este punto de vista es igual que las matemáticas.
- lógica: si ut va con subjuntivo no significa lo mismo que con indicativo, ni tampoco un acusativo puede funcionar como un genitivo. Reglas tan simples como que una cosa no es otra, o una cosa implica tal otra, pero que muchos adultos parecen olvidar tantas veces.
- observación: cuando tienes a Platón o Tácito, u Horacio por delante, no puedes ir con prisas. Es necesario detenerse en cada detalle y comprender su función en el conjunto. ENTENDER lo que dice, vaya, con todas las mayúsculas.
- cultura y ejemplos: como decía ya Terencio, nullumst iam dictum quam non dictum sit prius (Eun. 41). Internet no existiría, ni tantas otras cosas, pero las grandezas y bajezas del ser humano siempre han sido y serán las mismas. La Antigüedad nos ofrece toda una colección de experiencias de todo tipo, y de la por suerto todavía podemos aprender, para lo bueno y para lo malo.

Estaréis de acuerdo conmigo en que estas cuatro cosas son tremendamente útiles y básicas, y que se requieren para todo en esta vida. Si conseguimos que nuestros alumnos - y nosotros mismos - las descubran mientras estudian filología clásica, tendremos el derecho de llamarnos educadores. Si no, como mucho seremos libros andantes, poco más.

Conclusión

Hay que ver lo que da de sí una conversación de medio minuto ¿eh? Seguramente me haya dejado algo en el tintero, pero es lo que tienen estas reflexiones; a medida que escribes vas pensando, se te ocurren cosas nuevas, pero en algún momento hay que parar.  Espero que mis palabras animen a otros a detenerse un momento y reflexionar sobre lo que están haciendo ¿por qué estudio filología clásica? ¿Me aporta algo como persona? ¿Es la necesidad de dinero y de tener un trabajo lo único que me motiva o busco algo más?

Un abrazo a todos, y no os olvidéis de comentar!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy interesante tu post. Saludos

taurie dijo...

Los de Historia también nos topamos a menudo con la típica pregunta de "¿y eso para qué sirve?". La verdad es que últimamente ya paso hasta de responderles.
Lo último que he escuchado en el Máster en el que estoy ahora por parte de unos cuantos profesores es que la Historia está muerta como disciplina en el currículo español. Es una pena escuchar este tipo de comentarios.

Por cierto, muy interesante tu argumentación acerca de la utilidad (qué poco me gusta esta palabra...) de la Filología Clásica.
Saludos.

Theodora dijo...

La mejor respuesta que leí una vez, no recuerdo en qué blog también de un clasicista, fue algo como:
Como el 99% de las cosas, para pasar/ocupar el tiempo que va desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte
El novio de mi hermana siempre contesta que para que me den un sueldo a fin de mes.
Hay muchas cosas en esta vida que nos parecen inútiles, pero si están ahí, si existen, será por algo...

Nimbusaeta dijo...

Es algo que mismamente los alumnos nos preguntamos: veo lo que estudian mis amigas y mi novio y me parece más útil para la sociedad de hoy en día (medicina, informática, administración de empresas...), muchas veces me cuesta acordarme de que lo que estudiamos los filólogos clásicos sirve la sociedad de cualquier época.

Un saludo ^^

Latinimberbe dijo...

@taurie buscar la utilidad de lo que hacemos no sólo es bueno, creo que es una necesidad, siempre y cuando lo entendamos en sentido amplio y no se convierta en nuestro único objetivo: ser prácticos, no "utilitaristas".
@theodora si el 99% es para pasar el rato, vaya vida más triste ^^; XD
@nimbusaeta exactamente. Es una putadilla que no nos sea tan útil económicamente, pero sin duda, somos necesarios ^_^.