26 febrero 2015

Un manual clásico: Introducción a la lingüística de Eugenio Coseriu

Últimamente no hago otra cosa que leer y tomar notas, con la razón de proseguir mi tesis, aunque en algunas ocasiones pueda convertirse en excusa para aprender cosas que no tienen que ver tanto con lo primero como con lo debí haber leído en su momento y no hice. Resultado de una de tales situaciones fue topar con la Introducción a la Lingüística, del profesor Eugenio Coseriu.


Realmente hace al nombre "introducción", presentando los conceptos más básicos del estudio del lenguaje con un lenguaje directo y sin muchos giros retóricos de esos a los que ciertos especialistas nos tienen acostumbrados. Carece de notas, tanto al pie como al final; el libro se despliega (explicatur) con naturalidad y sin cortes te lleva desde los objetivos que persigue la lingüística hasta la descripción somera de sus principales ramas de estudio, asentando por el camino algunos conceptos básicos, de forma perfectamente válida hoy, a pesar de la cierta edad que achaca - más de cincuenta años -  porque aunque la edición sea del 86, la composición original remonta a mitad del s.XX.

Personalmente no soy muy fan del pie de página, ni me gusta que un montón de información extra invada mi contacto con un libro a menos que lo busque. Es como intentar seguir una conversación rodeado de carteles luminosos y ruido; tanto más molesto cuando más interesante sea la charla. En este sentido, esta obra merece mi aplauso. La narrativa es fluida y al poco tiempo te mantiene atento sin mucho esfuerzo.

Como punto negativo sólo puedo decir que en ocasiones parece más viejo de lo que es, no tanto por las fechas de composición y edición que comentaba antes, sino por el tratamiento de ciertos conceptos. Así por ejemplo, la mayor parte de las veces el autor parece en sus opiniones más cercano cronológicamente a la filología alemana del s.XIX y Saussure, que a sus contemporáneos, a los que apenas dedica una atención destacada, aunque les mencione. Es un defecto que vengo observando en algunos estudiosos, sobretodo del mundo clásico español universitario (que me perdonen si me equivoco, cosa probable), cuyos pies avanzan cojeando hacia las novedades, como si uno de ellos estuviera aún firmemente encadenado a su reverenciada pero arcaica Altertumswissenschaft.

A pesar de lo dicho, es una lectura muy necesaria para cualquiera con interés hacia el estudio del lenguaje, que le allanará el camino a obras más específicas.

Optima vobis optans, valete sodales.
Share:
Publicar un comentario